Cultura

El malentendido: un texto para reflexionar

Escenarios, 44

EL MALENTENDIDOEn el Teatro Principal de Zaragoza se ha representado el último fin de semana la tragedia de Albert CamusEl Malentendido’, en una consistente versión de Yolanda Pallín dirigida por Eduardo Vasco. Dos figuras fundamentales de la escena española, Julieta Serrano y Cayetana Guillén Cuervo encabezan el reparto.

Son madre e hija en una situación de asfixia existencial, dos mujeres que quieren huir de su pasado y de su presente hacia horizontes más luminosos en el futuro. Quieren escapar del agobio climático y ambiental de una Europa destrozada por la guerra –aunque no aluda a ello la trama, la obra fue escrita en plena contienda y estrenada en 1944 en un París aún ocupado por los alemanes–, al mismo tiempo que de su desolación interior producida por los sucesivos asesinatos de los que han sido víctimas los clientes de su hostal.

La llegada de su hijo y hermano, amparado en el anonimato, desata la tragedia. Está muy bien planteada la contraposición entre la generosidad un tanto ingenua de Jan, interpretado por Ernesto Arias –amparada al mismo tiempo por el rendido amor de su mujer María, a la que da cuerpo Lara Grube–, y la hosca actitud de Marta, la amargada hermana de Jan, que interpreta Cayetana Guillén, incrementada por la desesperada visión de la vida de la madre de ambos, un papel que Julieta Serrano borda con su excepcional vena dramática. Hay que señalar que, a sus 80 años, el tiempo parece no haber hecho mella en su persona y en su capacidad interpretativa.

EL MALENTENDIDOTodas las obras de Camus deben entenderse en un solo conjunto conceptual, guiado por el existencialismo y la vivencia del absurdo. Así, en ‘El Malentendido’, podemos encontrar el mensaje filosófico desarrollado en ‘El Mito de Sísifo’ y que se explicita en ‘El Extranjero’, cuyo protagonista estaba al tanto de una historia similar, debido a un periódico que conservaba en su poder. Hay que recordar que la tragedia llevada a la escena por el Premio Nobel francés se basa en un hecho real.

El montaje de la obra es excepcionalmente adecuado a su trasfondo conceptual: un escenario austero ocupado por tres soportes planos y rígidos, que únicamente se modificarán transformando uno de ellos en el lecho donde se acostará Jan, y donde morirá inconsciente, tras ser envenenado por su familia.

La música en directo  respalda sutilmente la acción, interpretada por Alba Fresno, a la viola de gamba, y por Scott A. Singer, al acordeón. Ya en el prólogo crea el ambiente de tensión preciso para situar emocionalmente a los espectadores ante la tragedia que se avecina. Hay que señalar que Alba Fresno es la hija del excepcional intérprete argentino, radicado en Zaragoza, Jorge Fresno.

Esta obra se estrenó en España en 1969, en el Teatro Poliorama de Barcelona, dirigida por Adolfo Marsillach e interpretada por Fernando Guillén y Gemma Cuervo. Esta nueva versión –ha habido otras intermedias en 1983, 1985 y 1998– es un homenaje de Cayetana a sus padres, particularmente a Fernando Guillén, fallecido hace poco más de un año. Su interpretación es deslumbrante, lo mismo que la de Julieta Serrano y la del anciano criado, encarnado por Juan Reguilón, magnífico en su hieratismo silencioso.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario