Cultura

Reciclar ¿un arte incomprendido?

 

Expo de Zaragoza. Pabellón Iniciativas Ciudadanas. El Faro.

Creo que el punto de partida de mis reflexiones sobre el reciclaje fue la visita la Expo de Zaragoza.

En concreto, al pabellón de Japón.

Accedí a él después de una cola medianamente lozana atiborrada de escolares, con lamentablemente, (todo hay que decirlo), más paciencia que yo.

Una vez aposentado mi grupo de entrada en una gran sala, disfrutamos de un vídeo en tres dimensiones con imágenes que discurrían por el frente y los laterales, acompañadas de sonido de gran calidad. Y digo “mi grupo” porque lo que sucede con las colas en Rusia lo ignoro, pero en España, siempre han hermanado una barbaridad, con un factor exponencial directamente proporcional al tiempo de espera.

Pero sigamos por el mismo cauce, antes de embarcarnos por algún disperso afluente: el tema principal, era como podéis a estas alturas adivinar, el reciclaje en Japón… hace 200 años.

Los papeles usados, madera, tejidos e incluso los excrementos humanos, se revendían y se reciclaban.

Fue entonces cuando se disparó el hilo de los pensamientos; el reciclado lo tenía por algo moderno, pero “hete aquí”, que era algo que nuestros ancestros ya hacían a lo largo de su vida con más o menos acierto sin necesidad de conocer el vocablo.

El derroche, la contaminación, la producción masiva de basura no biodegradable, es en realidad resultado directo de la modernidad y la política de consumismo actual.

Cuando dentro de los bolsillos se instala el eco, no queda más remedio que darle al ingenio y me pregunté ¿existe hoy en día la originalidad a la hora de reutilizar lo supuestamente inútil?

La respuesta es rotundamente sí.

¿Qué sepuede hacer con…

 excrementos de panda? En una reserva en China, afirman que cuadernos, marcos de fotos, esculturas con forma de oso y lienzos. No me digan que no son un originales un rato. Cómo les costaba mucho deshacerse de cerca de 300 toneladas de excrementos, los han reconvertido en souvenirs. Se discutía la posibilidad de modelar “osos olímpicos”

Desde luego, los turistas no tendrán duda ninguna: el souvenir es 100% originario de la reserva. A ver en que otro sitio del mundo se puede conseguir una escultura de caca de oso panda.

 el móvil viejo? Según  investigadores de la Universidad de Warwick, (Inglaterra), cuando nos cansemos de él, plantarlo y regarlo con mucho amor. Se convertirá en una planta con flor incluida; en concreto en un girasol. Así que si tiene usted este modelo de móvil, se esta llevando a la oreja una futura bolsa de pipas.

 botellas de detergentes y otros productos de limpieza? También en plantas con flor, albahaca, menta, lechugas… A base de agua caliente, se derriten las paredes de plástico de la botella y se transforma en gel dónde depositar la semilla. Es una propuesta de una exposición de Sheffield (Inglaterra) titulada ‘El país de las maravillas: el comienzo de algo extraordinario”.

En la misma exposición, se muestran unos vestidos que desaparecen con el agua. Mientras esperamos a los ultrasonidos para limpiar la ropa, no le veo la ventaja a esas fibras disolubles. A no ser que le regalemos a alguien a quien no se quiere bien un bañador biodegradable y esperemos taimadamente a que salga del agua.

 sandalias y zapatos?  Una vez gastados, reutilizarlos para hacer otros o de abono para el jardín. Una empresa de Menorca ofrece estos zapatos hechos algunos con  suelas de neumáticos de coches. Imagino que el precio, que dicen es un poco más de lo habitual, estará relacionado con el diseño y no con la marca y modelo del coche al que pertenecía la rueda… ¿se imaginan caminando sobre caucho perteneciente a un neumático del bólido de Fernando Alonso? 

 

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario