Sociopolítica

Irak: continúa el intercambio de sangre por petróleo

Si alguien piensa que Estados Unidos ha bombardeado Irak por los motivos oficiales: salvaguardar sus tropas y proteger al pueblo de Irak de los integristas que han asesinado a cristianos, que despierte.

Foto: AZRainman

Foto: AZRainman

Las tropas que quedan tras el abandono masivo de Estados Unidos están protegiendo los pozos petrolíferos (Irak paga con petróleo los gastos de todas las guerras que ha tenido por armamento y ahora por resarcir gastos de los aliados tras perder la guerra y abonar los gastos de reconstrucción de Irak, pero tardarán tantos años en poder intentar pagar esa inmensa cantidad de billones de dólares que se habrá agotado el petróleo antes).

A Estados Unidos no le importa la vida de la población de Irak, ya sean cristianos o no lo sean, ni siquiera la vida de los soldados estadounidenses. Todo se reduce a motivos económicos, desde el principio: el petróleo en las reservas de Estados Unidos.  Necesitaban más reservas, pero sin pagar por ellas. No en vano los Bush poseen una empresa petrolífera, y otros amigos suyos, ahora todos ellos, explotan las reservas de Irak.

La cruda realidad es que las razones para la guerra contra Sadam Hussein, que fueron el poseer armas químicas o armas de destrucción masiva (que le vendió Estados Unidos y usaron contra kurdos de Irak, además de algún otro caso anterior al conflicto) ya no existían, porque las habían gastado, y no compraron o produjeron más, es decir, no existían motivos para esa guerra, al igual que no suelen existir en la mayoría de guerras, a excepción de motivos económicos.

Si te dijeran que debes pagar el precio de todas las bombas, municiones y armamento en general, que usaron italianos y alemanes durante la Guerra Civil española o las Brigadas Internacionales, dirías que es surrealista, pero es así: pagas por haber perdido tu patrimonio o familia. Por eso, quienes conocen bien las guerras dicenEl único que gana en una guerra es el que no se mete en ella (y vende armas, o lo que pueda, a ambos bandos)”.

Incluso los muertos tienen precio (económico), como le ocurrió a Alemania con Israel por los judíos asesinados en campos de concentración… Sin embargo, el medio millón de gitanos y millones de polacos, comunistas, homosexuales o republicanos españoles no valían nada (al menos Alemania no tuvo que pagar durante años como con los judíos) y todo por un líder, Hitler, que era austriaco (sin embargo Austria no tuvo sanciones tan severas).En pocas palabras: la guerra no es justa.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario