Sociopolítica

¿LIBERTAD PARA QUÉ?

Leo en prensa que los gobiernos (y es un decir eso de gobiernos puesto que no saben gobernar) europeos, tratan de mediante ley oportuna en ese monstruo cual es el parlamento europeo; dotarse de leyes para controlar todo cuanto puedan a Internet y los internautas, puesto que esa inmensa área de verdadera libertad de expresión no la controlan; y si bien quieren iniciar ese control, por cuanto tienen el pretexto de “las descargas  ilegales”, pero lo que tratan (estoy seguro) es de ir escalando controles y fuera del control de los jueces (que no controlen) y obrar como siempre quiere actuar el depredador que ha llegado al mando político que sea;  y que lo que quiere es impunidad total y control total, por lo que más adelante digo.

Repasemos la historia y comprobaremos que hasta ayer mismo y desde antes que le  cortaran la cabeza a Juan el Bautista; que se la cortaron por decir verdades que perjudicaban a Herodes y su familia… todo aquel que gobernó, lo primero que trató es de comprar a los que hablaban claro y caso de no poderlos comprar, simplemente los mandaban asesinar y ello lo practicó incluso la “cristiana” religión y en sus diferentes ramas, por tanto no se empecinen en criticar sólo a la rama católica; no hablemos de los musulmanes y también en sus diferentes ramas; estos aún  hoy, siguen asesinando en el nombre de su Dios… y a los terroristas suicidas me remito y las escabechinas que cada día que amanecen realizan en estos mismos momentos.

La verdad la temen todos los que mandan o manejan intereses más o menos inconfesables y por tanto a la palabra, la temieron siempre más  que a las armas más mortíferas; no digamos a los escritos, que duran más por cuanto son “las lápidas” que fijan la palabra… y no olvidemos que la obra de más larga duración que ha realizado el hombre hasta hoy mismo, ha sido la escritura en todas las modalidades conocidas.

El gobernante y salvo excepciones, quiere gobernar o mejor dicho, disponer de todo y de todos los recursos del área que gobierna y sin limitaciones, puesto que él (y sálvese el que pueda) no va a gobernar, puesto que ello es cosa de estadistas o titanes políticos de los que más bien casi nunca hubo; ni hay hoy… y no va a gobernar puesto que las evidencias lo demuestran hasta la saciedad… va a situarse, enriquecerse y enriquecer a sus mesnadas; y llegado al dominio total, termina por endiosarse y exige adoración; puesto que llenada su panza y su bolsillo, tiene que llenar ese enorme foso o sima cual es la vanidad del imbécil… puesto que si fue verdad que Lenin dijo… ¿Libertad… para qué? Yo hoy digo…. ¿Poder absoluto para qué? Me temo que vamos caminando o mejor dicho nos llevan hacia nuevas épocas de sátrapas, dictadores tiránicos (dictador es otra cosa) o gobiernos de enfermos mentales; que vete a saber lo que tienen en su podrida cabeza. Y lo triste es que y como siempre, la masa, el rebaño sigue indefenso; aún no supo generar tipos de gobierno a los que controle lo suficientemente fuerte como para que no abusen, pues reitero… ¿Libertad de gobierno… para qué si no saben gobernar? Y no saben gobernar sencillamente por cuanto… nunca aprendieron a gobernarse a sí mismos: Por ello democracia sí, pero verdadera y dura democracia.

Estos pobres diablos que dicen gobernarnos, no se plantean que al  final todo se quedará aquí y duren lo que duren en la poltrona, siempre estarán con el miedo encima,  puesto que en su fuero interno el saber que los pueden desalojar en cualquier momento… no los dejará ni dormir; y a  la vista de los rostros de muchos de ellos me remito… obsérvenlos con atención.

A estos inútiles, está claro que ningún maestro y menos filósofo, les explico aquella enorme y grandiosa sentencia que los griegos grabaron en sus templos… “Conócete a ti mismo… y … Nada en exceso”; Pitágoras aún profundizó mucho más, puesto que aconsejaba a sus discípulos:No aspiréis jamás a la vanidad de ser ricos; contribuiríais a que hubiese más pobres”. Han transcurrido más de dos milenios y medio… ¿Y qué ha cambiado? “La tramoya”, el teatro: el ser humano sigue igual de deshumanizado y en algunos casos más que en aquellas brillantes épocas, donde al menos, muchos sabios dieron la cara y la vida dejando enseñanzas para todos los tiempos;  pero que aún no han fructificado lo suficiente.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario