Sociopolítica

Réplica a Beatriz Sarlo y a su artículo “Intelectuales, la tierra fértil del kirchnerismo”

El miércoles 24 de noviembre del 2010 el diario La Nación, bajo el título “Intelectuales, la tierra fértil del kirchnerismo”,nos deparó la sorpresa de un elogio de la Prof. Beatriz Sarlo referido a la gestión científico-tecnológica del Kirchnerismo.

Para la Prof. Sarlo dicha gestión fue “tan buena como fue débil la gestión educativa”. Lamentablemente, la Prof. Sarlo no detalla la supuesta bondad de dicha gestión. Pareciera que esa bondad se habría limitado a poner según sus propias palabras “dinero y discurso” donde “había que ponerlos”, al extremo que los universitarios nunca “tuvieron mejores condiciones” y nunca habrían sido “defraudados” por el Kirchnerismo.

Estas temerarias afirmaciones de la Prof. Sarlo desconciertan, pues parecen ignorar una realidad donde en la década que siguió a la crisis del 2001 prevaleció en la opinión pública científica y universitaria un silencio y un miedo desolador, producto de un amedrentamiento y una corrupción sistemática de la nómina académica.

Cuando la Prof. Sarlo afirma que la gestión de Ciencia y Técnica puso “dinero” donde había que ponerlos”, ¿se referirá acaso a los 1240 millones de dólares del BID dilapidados entre 1997 y el 2010 en los proyectos personales de centenares de Investigadores científicos y profesores universitarios de dedicación exclusiva que ya contaban con sueldos e incentivos abonados por las Universidades y por el CONICET?

Suma esta dilapidada también entre los integrantes de una primera minoría de centenares de beneficiarios que asimismo fueron juez y parte interesada, pues a la par de desempeñar cargos directivos en CyT (Coordinadores, miembros de Directorios y Comisiones Asesoras) desempeñaban simultáneamente la condición de evaluados y beneficiarios de esos mismos subsidios. Dilapidación que asimismo se caracterizó por subordinar la infraestructura científica del país (laboratorios, editoriales, bibliotecas, archivos, bases de datos y centros de cómputos) a los proyectos personales de una camarilla devenida en Nomenklatura oficial.

Y cuando afirma que puso “discurso” donde “había que ponerlos” ¿se referirá acaso la Prof. Sarlo a las vacías arengas del Ministro de CyT Dr. Lino Barañao, a su menosprecio de las humanidades y las ciencias sociales, y a su sobreestimación de las ciencias duras que él cultiva con un lucro notorio?

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario