Sociopolítica

Entrevista: Nicolás de Miguel, Portavoz Ciudadanos Euskadi y candidato al PE

1. ¿Por qué es tan difícil movilizar a la gente joven para que vaya a votar? Y más en esta elecciones que parece que nos pillan muy lejos? Desde C,s ¿qué oferta tenéis para que los jóvenes no renieguen de la política?

El lamentable espectáculo que ofrece la política en este país lo dice todo. Hay que hacer un esfuerzo pedagógico, didáctico, practicar con el ejemplo. Y desde Ciudadanos-Cs lo estamos haciendo. Somos ciudadanos como el resto, castigados por una política tabernaria, ahogados de impuestos. Debemos y podemos implicarnos. No hay otro futuro.

2. Cuál es tu visión del papel del político a día de hoy, salpicado como está todo de corrupción y de intereses ajenos a los problemas ciudadanos?

Al hilo de la respuesta anterior, la “casta” política, particularmente la española, es todo menos ejemplarizante. y eso crea desasosiego, cuando no ira hacia un estamento privilegiado, fuera de la realidad social del país. El sistema partidario y partidista, aquejado además por una falta de transparencia y democracia interna aleja a la ciudadanía de los partidos tradicionales. Se les ve como un coto cerrado donde medra el más sumiso, el más pelota y mayormente, el mediocre. Necesitamos otra clase de hacer política, ciudadanos de a pié, preparados, limitación de mandatos y/o cargos,  con vocación de servicio público y que rindan cuentas antes sus electores. Listas abiertas, participación…

Nicolás de Miguel, portavoz Ciudadanos Euskadi3. El paro sigue siendo el problema más grave según las encuestas. Para los ciudadanos vascos también. ¿Por qué creéis que Europa nos puede ayudar a resolver este nuestro gran problema? ¿No vamos a ser nosotros mismos capaces?

La Unión Europea nos puede ayudar en la medida que nosotros nos ayudemos internamente. La mayor parte de las políticas que nos afectan al bolsillo y otros asuntos, emanan de las instituciones comunitarias. Debemos estar representados en Europa para cambiar esas políticas, en nuestro juicio erróneas en muchos aspectos. Los índices de paro en nuestro país son inaceptables, y en muchas zonas insoportables. Debemos impulsar la diversificación de nuestra economía. El estallido de la burbuja inmobiliaria hace que nuestro país arrastre  un lastre notable. Sin inversión en ciencia, en I+D+i, en calidad…no hay nada que hacer. Nunca, a través de la precariedad del mercado laboral, seremos competitivos, ni racionales. No se trata de imitar a China o Vietnam, se trata que ellos nos imiten a nosotros. La defensa y exportación de nuestros valores, de un sistema que recoja lo mejor de la socialdemocracia y del liberalismo son nuestras bazas. Los mejor: No las desperdiciemos.

4. Todos estamos hartos de la situación, nos quejamos, despotricamos contra los políticos, estamos hartos de la corrupción que lo invade todo… pero ¿por qué crees que luego participamos tan poco?

Veo que insiste mucho en este punto. Lo cual agradezco. Corruptos y malas hierbas las habrá siempre. Lo que necesitamos es dotarnos de los mecanismos necesarios que corten de raíz el menor atisbo de los mismos. Y no solo me refiero a la corrupción crematística, que se presupone va implícito, me refiero a la corrupción ética y estética de muchos políticos, que en ocasiones va íntimamente ligada a lo anterior.

5. La igualdad y la solidaridad. ¿Es tan difícil que tengamos todos los mismos derechos y deberes en Europa? ¿Ves cercana una igualdad social en Europa, que los trabajadores europeos disfruten de los mismos derechos en todos los estados?

No es fácil. Y no lo es porque no participamos de una verdadera unidad política, fiscal, socioeconómica… tenemos una Unión a la carta y de distintas velocidades. Eso está condenado al fracaso. Nuestro partido hace bandera de esa Unión de ciudadanos a través de algo que suena utópico, y es bueno que así sea: los Estados Unidos de Europa. No lo veo inmediato, pero si no nos ponemos manos a la obra, las consecuencias serán desastrosas. Los Ciudadanos podemos y debemos ponernos en marcha, es la solución, el camino para que la igualdad, la libertad y la solidaridad entre la ciudadanía europea sea una realidad.

6. Hay muchos partidos, y gentes que señalan que nos gobiernan las grandes corporaciones financieras y económicas, que estamos en manos de poderes ajenos a la política… ¿Qué opinión de esto tenéis en C,s?

Que en buena medida, es cierto. Debemos regular la presencia de los mercaderes en el templo de la democracia. Si es posible rescatar Cajas, es necesario rescatar personas.

7. ¿Vamos a ver una Unión Europea de personas, de ciudadanos libres e iguales en todos los territorios?

En Ciudadanos así lo creemos, así lo pensamos. En España y en el resto de la Unión Europea. Hay que eliminar trabas burocráticas, crear la conciencia de pertenecer a una comunidad de valores, el significado de lo que debe ser Europa y sentirnos europeos.

8. ¿Qué opinión tenéis de los populismos? Y de la extrema derecha que parece que irrumpe con fuerza en Europa…

La que se merecen. Grupos que crecen al calor de la crisis, no sólo económica, también de valores. Y pretenden hacer su mayo. haremos los posible para que no lo sea. Para eso se hace vital, imprescindible, el concurso de los ciudadanos que creen en la democracia. Desde nuestra posición de partido minoritario (hasta ahora) intentaremos movilizar cuantas personas podamos para detener esa amenaza. Amenaza que se extiende de Francia hasta la llanura húngara.

9. ¿Por qué a los ciudadanos les interesa tan poco la política europea? ¿Sabemos realmente lo que nos afectan sus decisiones?

Insisto, no se hace la pedagogía, la didáctica necesaria. En no pocas ocasiones, intuyo que deliberadamente.

10. ¿Esta crisis que nos afecta es culpa sólo nuestra, de los gobiernos que hemos tenido? ¿La Unión Europea y sus drásticas medidas de austeridad y recortes son la solución?

Es compartido. Pero en muy diversos grados. Y el menos responsable es el ciudadano al que se castiga por encima de sus posibilidades.

11. ¿Crees que la cultura puede ser un instrumento para que los europeos estemos más unidos? Literatura, cine, arte, danza pueden hacernos sentir más europeos, sentimentalmente más europeos?

Absolutamente. Es el acervo cultural la columna vertebral del proyecto europeo. Fuimos capaces de los peor, pero también de las más altas cotas de civilización. Y hay que fomentarlo. Una sociedad que se diga desarrollada y que reniega de las Humanidades, no merece ni la pena, ni tal nombre. Y eso, desde Lisboa hasta San Petersburgo.

12. Cómo veis el bipartidismo? Es complicado romper ese esquema de los grandes partidos ocupándolo todo, allí con el PNV.

Complicado no significa imposible. Difícil, si. El bipartidismo, o tripartidismo en otros países funciona. Aquí, es obvio que es un modelo agotado y desacreditado. Hay que ventilar, abrir ventanas. Será duro, pero hoy ¿qué no lo es?. Con humildad, con trabajo, desde abajo, nos abriremos paso.

13. Tenéis problemas para dar a conocer vuestro proyecto en los medios de comunicación? Están tan politizados como se dice?

Llegará un día que habrá verdaderamente prensa libre. De lo contrario, estamos perdidos. No nosotros, la sociedad entera.

14. ¿Los ciudadanos van a tener claro qué votan, os van a encontrar entre la maraña de votos? ¿Y si como no os tienen localizados ideológicamente votan a los de siempre?

Pedimos ese esfuerzo, máxime en zonas como Euskadi, con presupuesto no ya 0, negativo, pues es de nuestro tiempo y hacienda. No es tan difícil, nos harían y se harían un gran favor. Somos de los suyos.

15. Cómo va C,s a nivel español? ¿la gente se anima a participar, a colaborar?

Si, paliamos la falta de medios con la entrega y el entusiasmo de un voluntariado ilusionado con un proyecto regenerador, abierto, de ciudadanos libres y comprometidos con el resto de sus conciudadanos.

16. Vuestro líder es Albert Rivera, muchos lo conocemos por lo que ha conseguido en Cataluña… Abrirse un hueco en un panorama como el catalán es una proeza… ¿Vosotros seréis capaces de hacer lo mismo en Euskadi?

No son espacios similares, aunque contemplen abundantes semejanzas. Dadnos tiempo. 

17. ¿De dónde crees que vais a rascar más votos, de la derecha o de la izquierda? ¿Y del nacionalismo?

De la cordura, del sentido común, de la honestidad.

18. Las encuestas, seguro que ya las has echado un vistazo, ¿cómo van para vosotros?

La música suena bien, esperemos que la letra de las papeletas lo confirmen. Y aumenten.

19. ¿Es tan difícil buscar una política exterior europea común?

No hay tal política exterior. Lady Ashton es su máxima expresión. El papelón de la UE en África o el Oriente Próximo son solo unos ejemplos que hablan solos. Y la crisis en Ucrania, aquí, en la misma Europa, cifra y síntesis del fracaso de tal política. Sin un proyecto de Defensa específicamente europeo, sin un proyecto en política exterior que colabore pero que no esté supeditado al tutelaje de otras potencias, la UE será insignificante en una escena internacional que hace mucho dejó de ser eurocentrista.
20. Cada dos por tres tenemos asaltos a la frontera de Ceuta y Melilla. Aparte de poner vallas más altas, ¿Qué política de inmigración debería aplicar la UE?

No se trata de poner muros o concertinas más altas o sangrantes. Se trata de asumir la política de inmigración como un asunto europeo, y no solo de los estados fronterizos. Con unos datos demográficos escalofriantes en nuestro continente, en España sin ir más lejos la inmigración ordenada y regulada debe ser objeto de máxima prioridad. Como lo debe ser su inserción, particularmente en países con índices de paro y precariedad social tan escandalosos como el nuestro.

21. Los ciudadanos españoles veían la Unión Europea como una alianza comercial de países, o incluso de multinacionales hasta que de la noche a la mañana nos presentaron una Constitución Europea. ¿Cual es el futuro de la UE?

 Los españoles, los europeos en general, veían la Unión Europea (antigua CEE o Mercado Común Europeo por no remontarnos demasiado en el tiempo, como lo que era. Y una garantía de paraguas democrático, puesto que pertenecer al club implicaba pasar por un filtro riguroso (que por cierto no se tuvo con el mismo celo para los socios del Este en 2004). Un paraguas, que en el caso español, tuvo su paso previo con el ingreso de nuestro país en la OTAN, por razones específicas españolas sobre las que no me extenderé pues no es momento. Con respecto a la fallida Constitución que elaboraron los d’Estaing y compañía tuvo mucho que ver la poca información de la ciudadanía sin menospreciar el asunto turco tan en el candelero en la época. Fué un fracaso coletivo y una oportunidad perdida. El futuro de la UE pasa ineludiblemente por la humanización de la misma, un Europa de los ciudadanos. Una Unión más democrática y más transparente, donde los ciudadanos sean el centro del proyecto político, económico y social de nuestro viejo continente.

22. Desde España no parece que el Parlamento Europeo tenga mucha importancia. ¿Cómo nos influye lo que se decida allí?

Una de las novedades de estos comicios radica precisamente en el mayo peso del PE del que viene desempeñando ahora, unido a la figura del Presidente de la Comisión. Debemos y podemos conseguir que el Parlamento sea el centro del debate sobre el futuro de la Unión, y, en mi opinión, debemos dirigirnos hacia la unificación de dos figuras emblemáticas: el Presidente de la Comisión y del Consejo Europeo. Todo ello beneficiaría la cohesión de la UE hasta la conversión de la Comisión Europea en un verdadero gobierno de la UE.

23. ¿Sirve de algo votar en los países periféricos o al final el Parlamento hará lo que quieran Francia y Alemania?

¡Por supuesto!  Mire, lo del Eje franco-alemán cada vez tiene menos de Eje y más de teutónico. Si hacemos del PE una institución como la indicada en la pregunta anterior, además de profundizar en una mayor democracia y una menor burocracia, entre todos, los estados, incluidos los más potentes, se verían sujetos al bien común. Una mayor y mejor integración política posibilitaría modular las hipotéticas veleidades tudescas. El Parlamento Europeo deberá hacer lo que queramos los europeos.

24. Hace unos años la UE parecía estar dividía en dos bloques de influencia, uno encabezado por Alemania, otro por Francia y parecía que podía surgir un tercero como contrapeso con Inglaterra, Italia y España. Luego Francia y Alemania se aliaron y el tercer grupo perdió considerablemente su peso, sobre todo Italia y España. Y ahora parece que solo manda Alemania, ¿Vamos hacia un IV Reich?

Perdone la discrepancia, Raúl, esos presuntos bloques de influencia tienen más de leyenda urbana que de realidad. Con sus más y sus menos, ya desde la “unión carbonera”, permítame la licencia, primero París Y Bonn, luego ya parís y Berlín, y por último ya bajo la batuta de la capital prusiana, siempre han ido de la mano. Otra cosa bien diferente es la mayor sujección política y económica de la satelización germana. Italia, fiel a su perfil político, merece mención especial. En el caso español, una nación media, que efectivamente junto a Italia, Polonia o incluso la Galia no tiene la capacidad de hacer de contrapeso a la potencia alemana. Además, no se trata se eso, se trata de que una vez por todas Berlín asuma que lo que es bueno para el conjunto, lo es para su país. No es nuevo, pero no está de más recordarlo, Alemania es demasiado grande para la UE y demasiado pequeña para el orden internacional. Nos necesitamos. Lo del IV Reich, como expresión del poderío alemán sustituyendo coches y lavadoras por tanques tiene su fondo de verdad, pero es una exageración. Salvo en la “otra Europa”, la dominada por la égida de la Tercera Roma, no hay cabida para aventuras por mucho que vengan desde la economía. Que la hegemonía de Alemania y sus satélites en las decisiones de la UE es cierto, nadie lo duda. Pero ese camino está condenado al fracaso.

25. Ahora mismo no parece que España tenga gran peso en la UE ¿Qué papel tiene y cuál debería tener España en la UE?

Eso nos quisieron hacer creer. Que teníamos un gran peso y pensar que pertenecíamos la club selecto. España, por sus características, siempre fue una potencia media. Cuando el disparate sobre el que se sustentaba buena parte de nuestro progreso naufragó, nos percatamos de la cruda realidad del club, el de sus dos vertientes: y terminamos en la más fea, la de los deudores, sometidos a la presión terrible del austericidio. El papel de España debe y puede cimentarse en el conjunto de la construcción europea. Puede y debe servir de puente entre Europa e Iberoamérica, y por qué no, parte del sudeste asiático. Nuestro país requiere de profundas reformas en su tinglado político-institucional, insostenible, inviable con tanta grasa. Y aunque lo fuera, por eficacia, por eficiencia, racionalidad e higiene democrática.

26. Por un lado hay una corriente iberista, que pregona la reunificación de España con Portugal, como formula para salir de la crisis y tener más peso en Europa, y por otro lado los nacionalistas, que pregonan la división de Europa en mini-regiones. ¿Usted hacia que lado se inclina, pocos países grandes o un muchos países pequeñitos?

La unificación de España y Portugal tiene su encaje en la Unión Europea. Piense usted que los estados deberán crecer más y más soberanía. Llegará el momento en que exista un verdadero sentimiento europeo, no lo dude. Y el iberismo encaja perfectamente en la filosofía de que la unión hace la fuerza. Ni minirregiones, ni pocos y grandes como indica usted. Lo que necesitamos, hacia donde debemos y podemos ir, es hacia los Estados Unidos de Europa. Cualquier paso atrás, cualquier delirio nacionalista todos los europeos sabemos, o lo deberíamos saber, solamente conducen a la destrucción, la exclusión.

27. Con la crisis cada vez hay más euroescépticos en España y cada vez hay mayor abstención en las Elecciones al Parlamento Europeo, sobre todo entre los jóvenes. ¿Que les diría usted a los que que piensan quedarse en casa el 25 de Mayo para animarlos a ir a votar?

La crisis ha puesto al desnudo todas las carencias de la Unión, y en el caso español, de forma espantosamente lacerante. Es más, yo diría que en buena medida no hablamos ya de euroescépticos, hablamos de eurófobos. Viejos demonios que al calor de la crisis se han venido arriba, con su carga xenófoba, oportunista, demagógica…me faltan adjetivos. En España todo se grava por el inasumible paro juvenil y no tan joven, como máxima expresión de una crisis económica devastadora. Si sumamos la desafección hacia una clase política mayormente ineficaz, incapaz…eso que se viene denominando “partitocracia” tenemos la repuesta a su pregunta. Yo les diría, les digo, que nosotros, los Ciudadanos, debemos ir a las urnas este próximo domingo 25 de mayo. O hacemos nosotros, o dejamos que nos hagan.

Muchas gracias por concedernos esta entrevista Nicolás.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario